miércoles, 27 de abril de 2016

ESCALADA DE PINTURA

"Aunque mis guardias puedan dormir y mis naves puedan estar atracadas, nuestros enemigos saben bien que los grandes cañones nunca se cansan."

Lufgt Huron, el Tirano de Badab, 909.M41

Pues algo así nos pasa a nosotros, que pase lo que pase nuestros pinceles no descansan.
Aunque el blog ha estado varias semanas sin actualizar después del KO del PC, nosotros no hemos parado de jugar, de pintar y sobre todo de idear nuevos proyectos.
No hemos parado de jugar...
Tras el éxito de Verano en Anfalas (que como podéis ver aquí nos ha permitido pintar la Compañía del Anillo, Thorín y Compañía, un Ejército de la Luz, uno de Isengard y otro de Mordor) hemos decidido iniciar una nueva escalada de ESDLA. Pero esta vez invertiremos los papeles, Toñuco representará al Bando de la Luz y un servidor al de la Oscuridad.

DESARROLLO
EL PRIMER PASO
Nos hemos dado unas semanas para cumplir el primer paso, comúnmente conocido como dar la entrada: Juntaremos una fuerza de 300 puntos con 2 héroes que la comanden.

La fecha de inicio será el 28 de Mayo.

El plan es tener un pequeño ejército para empezar a jugar y poco a poco irlo ampliando cada semana.

LAS JORNADAS SEMANALES
Cada jornada cada jugador deberá presentar uno de estos 4 elementos:

1 MONSTRUO / 2 JINETES / 4 GUERREROS DE INFANTERÍA / 1 ELEMENTO DE ESCENOGRAFÍA

SISTEMA DE PUNTOS
Aunque no es para nada una competición y el único premio que tiene es tener tu ejército pintado (que no es poco)  pondremos un sistema de puntos que sirva de acicate.

- Se otorgará un punto por cada entrega semanal. Y un rotundo 0 a quien no cumpla.

- Se otorgará 1 punto extra si una semana se hace una entrega adicional (por ejemplo, si se presentan 8 miniaturas de infantería, se obtendrán 2 puntos; 1 por entrega + 1 por entrega adicional). De esta forma, sólo podrá obtenerse un punto extra por jornada (aunque se presenten 100 minis).

- Se otorgará 1 punto extra si en alguna entrega hay miniaturas que se salen. Es decir, cualquier conversión, pintado muy por encima de la media o sorpresa vale un punto más. Esto lo haremos de mutuo acuerdo y sólo si es realmente espectacular.
Ejemplo de compañía normal
Ejemplo de compañía que se sale y se lleva el punto extra
UNA INVITACIÓN
Nosotros hacemos esto para motivarnos a pintar. Siendo dos nos “obligamos” a cumplir uno con otro. Con esto en mente hemos decidido ampliar la invitación a cualquiera que quiera participar con nosotros.
Si algún vago o pintor desmotivado quiere animarse a pintar un poco sólo estaremos encantados de tenerlo como participante.
No hace falta que sea de ESDLA, que cada uno elija su proyecto que ya lo equipararemos a nuestro baremo.
No hace falta ser nivel pro, nosotros somos muy de pincel seco.
Sólo hace falta que te comprometas a pintar 10 semanas a partir de la fecha de inicio y que mandes las fotos de tus minis recién acabadas (o el enlace a tu blog).
Si te apetece ampliar tu ejército, rematar un proyecto ya empezado o tener tu fuerza de combate pintada piensa que son sólo 10 semanas (si ya tienes pagada la entrada) y aprovecha el empujón moral. 
Deja un mensaje si te apuntas.
Suerte con los dados

lunes, 25 de abril de 2016

PROYECTOS COMPLETOS: MORDOR (ESDLA)

Mordor, la Tierra Negra, el hogar del Ojo sin Párpado, un conjunto de sombrías cordilleras, formaciones volcánicas y llanuras de ceniza habitada por espectros y orcos… Qué más se puede pedir.
Las huestes de Mordor
Toñuco, al que recordarán de anteriores trabajos como Isengard o los Sirvientes del Malvado Duque, aunó para sus fuerzas de la oscuridad un nutrido ejército de Mordor dirigido por Sauron en persona.

Para la constitución y el pintado se basó en tres premisas básicas:
1. Personajes. Básicamente los personajes más duros que pudiera alinear el bando de la Oscuridad.
2. Tropas Comunes: Orcos comunes de colores neutros (a pie o sobre huargos) para que sirvieran tanto a la Mano Blanca como al Ojo.
3. Tropas Específicas: Que contrasten con las anteriores. Uruk-hai de Mordor de tonos cuero y azulados provenientes de Cirith Ungol  y Hombres del Este devotos de Sauron de dorado y escarlata.

LA PUERTA NEGRA SE ABRE
El ejército se compone de una marea de orcos y orientales que actúe como yunque y tropa de choque y los jinetes de huargo y los personajes (apoyados por el estandarte) que sirvan como martillo. 
Aunque no posee muchos proyectiles, debe tenerse muy en cuenta su superioridad numérica y su maniobrabilidad.
VILLANOS DE LA TIERRA MEDIA
Los héroes de Mordor son de lo mejorcito de la Oscuridad, y aunque su coste es elevado salen a cuenta gracias a su rendimiento y a lo barato de su infantería.

Sauron, llamado “el Aborrecido”, Señor de Mordor.
Un anillo para gobernarlos a todos...
Nazgul, espectro del anillo, jinete negro.
Nazgul derribando las puertas de Bree
Nazgul, espectro del anillo a pie, Khamul el Oriental.
Khamul el Oriental
Gothmog, lugarteniente del Rey Brujo. Que puede ir a pie o llegar al Pelennor en un huargo.
Shagrat, castellano de Cirith Ungol.
Con la cota de malla en la mano
COMPAÑIAS DEL EJÉRCITO DE MORDOR
Los orcos comunes, apodados los orcos rancios, capitaneados por Gothmog. 

Los Uruk-hai de Cirith Ungol, conocidos como los rubios, que acompañan a Shagrat.
Uruk-hai rubios
Los jinetes de huargo que acompañan al Jinete Negro.
Los jinetes de huargo (de metal) que escoltan a Gothmog cuando este va a lomos de un huargo. Son unas grandes minis.
Jinete de huargo recargando. Muy guapo.
Los hombres del este. Los orientales que siguen a Khamul.
Los Orientales
¡FELICIDADES POR TU EJÉRCITO TITÁN!
Suerte con los dados

sábado, 23 de abril de 2016

THORIN Y COMPAÑÍA

De todos los grupos de aventureros, los enanos de Thorin y Compañía son sin duda alguna los menos heroicos. Pero también son los más cercanos y decididos, y sin lugar a dudas de los más carismáticos.
PRESENTACIÓN CON 2 EXTRACTOS DEL HOBBIT
"¡Para qué diablos lo habré invitado al té!" se dijo Bilbo cuando iba hacia la despensa. Acababa de desayunar hacía muy poco, pero pensó que un pastelillo o dos y un trago de algo le sentarían bien después del sobresalto. 
Bilbo y Gandalf
Un momento antes de la hora del té se oyó un tremendo campanillazo en la puerta principal, ¡y entonces se acordó! Se apresuró y puso la marmita, sacó otra taza y un platillo y un pastel o dos más, y corrió a la puerta.
—¡Siento de veras haberle hecho esperar! —iba a decir, cuando vio que en realidad no era Gandalf. Era un enano de barba azul, recogida en un cinturón dorado, y ojos muy brillantes bajo el capuchón verde oscuro. Tan pronto como la puerta se abrió, entró deprisa como si le estuviesen esperando.
Colgó la capa encapuchada en la percha más cercana, y — ¡Dwalin a vuestro servicio! —dijo saludando con una reverencia. 
 
—¡Bilbo Bolsón al vuestro! —dijo el hobbit, demasiado sorprendido como para hacer cualquier pregunta por el momento. Cuando el silencio que siguió empezó a hacerse incómodo, añadió—: Estoy a punto de tomar el té; por favor acercaos y tomad algo conmigo. —Un tanto tieso, tal vez, pero habló con amabilidad. ¿Y qué haríais Vosotros, si un enano llegara de súbito y colgara sus cosas en vuestro vestíbulo sin dar explicaciones?
Llevaban apenas un rato a la mesa, en verdad estaban empezando el tercer pastelillo, cuando resonó otro campanillazo todavía más estridente.
—¡Disculpad! —dijo el hobbit, y fue hacia la puerta.
—¡Así que al fin habéis venido! —Esto era lo que iba a decirle ahora a Gandalf.
Pero no era Gandalf. En cambio vio en el umbral un enano que parecía muy viejo, de barba blanca y capuchón escarlata, y éste también entró de un salto tan pronto como la puerta se abrió, como si fuera un invitado.
—Veo que ya han empezado a llegar —dijo cuando vio en la percha el capuchón verde de Dwalin. Colocó el suyo rojo junto al otro y — ¡Balin a vuestro servicio! — dijo con la mano en el pecho.
— ¡Gracias! —dijo Bilbo casi sin voz. No era la respuesta más apropiada, pero el han empezado a llegar lo había dejado perplejo. Le gustaban las visitas, aunque prefería conocerlas antes de que llegasen, e invitarlas él mismo. Tenía el terrible presentimiento de que los pasteles no serían suficientes, y como conocía las obligaciones de un anfitrión y las cumplía con puntualidad aunque le parecieran penosas, quizá él se quedara sin ninguno.
Balin y Dwalin estaban charlando a la mesa como viejos amigos (en realidad eran hermanos). Bilbo depositó la cerveza y el pastel delante de ellos, cuando de nuevo se oyó un fuerte campanillazo, y después otro.
"¡Gandalf de seguro esta vez!" pensó mientras resoplaba por el pasillo. Pero no; eran dos enanos más, ambos con capuchones azules, cinturones de plata y barbas amarillas; y cada uno de ellos llevaba una bolsa de herramientas y una pala. Saltaron adentro, tan pronto la puerta empezó a abrirse. Bilbo ya apenas se sorprendió.
—¿En qué puedo yo serviros, mis queridos enanos? —dijo.
—¡Kili a vuestro servicio! —dijo uno—. ¡Y Fíli! —añadió el otro; y ambos se sacaron a toda prisa los capuchones azules e hicieron una reverencia. 
—¡Al vuestro y al de vuestra familia! —replicó Bilbo, recordando esta vez sus buenos modales.
—Veo que Dwalin y Balin están ya aquí —dijo Kili— ¡Unámonos al tropel!
"¡Tropel!" pensó el señor Bolsón. "No me gusta el sonido de esa palabra. Necesito sentarme un minuto y recapacitar, y echar un trago. "Sólo había alcanzado a mojarse los labios, en un rincón, mientras los cuatro enanos se sentaban en torno a la mesa, y charlaban sobre minas y oro y problemas con los trasgos, y las depredaciones de los dragones, y un montón de otras cosas que él no entendía, y no quería entender, pues parecían demasiado aventureras, cuando, din-don-dan, la campana sonó de nuevo, como si algún travieso niño hobbit intentase arrancar el llamador.
—¡Alguien más a la puerta! —dijo, parpadeando.
—Por el sonido yo diría que unos cuatro —dijo Fíli—. Además, los vimos venir detrás de nosotros a lo lejos.
Y no eran cuatro, sino cinco. Otro enano se les había acercado mientras él seguía en el vestíbulo preguntándose qué ocurría. Apenas había girado la manija y ya todos estaban dentro, haciendo reverencias y diciendo uno tras otro "a vuestro servicio". Dori, Nori, Ori, Óin, y Glóin eran sus nombres, y al momento dos capuchones de color púrpura, uno gris, uno castaño y uno blanco, colgaban de las perchas, y allá fueron los enanos con las manos anchas metidas en los cinturones de oro y plata a reunirse con los otros. 
Ya casi eran un tropel. Unos pedían cerveza del país, otros cerveza negra, uno café, y todos ellos pastelillos; así que tuvieron al hobbit muy ocupado durante un rato. Una gran cafetera había sido puesta a la lumbre, los pastelillos de semillas ya se habían acabado, y los enanos empezaban una ronda de bollos con mantequilla, cuando de pronto... un fuerte golpe. No un campanillazo, sino un fuerte toc-toc en la preciosa puerta verde del hobbit. ¡Alguien estaba llamando a bastonazos! 

Bilbo corrió por el pasillo, muy enfadado, y por completo atribulado y compungido;  éste era el miércoles más desagradable que pudiera recordar. Abrió la puerta de un bandazo, y todos rodaron dentro, uno sobre otro. Más enanos, ¡cuatro más! Y detrás Gandalf, apoyado en su vara y riendo. Había hecho una muesca bastante grande en la hermosa puerta; por cierto, también había borrado la marca secreta que pusiera allí la mañana anterior.
—¡Tranquilidad, tranquilidad! —dijo—. ¡No es propio de ti, Bilbo, tener a los amigos esperando en el felpudo y luego abrir la puerta de sopetón! ¡Déjame presentarte a Bifur, Bofur, Bombur, y sobre todo a Thorin!
—¡A vuestro servicio! —dijeron Bifur, Bofur y Bombur los tres en hilera. En seguida colgaron dos capuchones amarillos y uno verde pálido; y también uno celeste con una gran borla de plata.
Este último pertenecía a Thorin, un enorme e importante enano, de hecho nada más y nada menos que el propio Thorin Escudo de Roble, a quien no le gustó nada caer de bruces sobre el felpudo de Bilbo con Bifur, Bofur y Bombur sobre él. Ante todo, Bombur era enormemente gordo y pesado. Thorin era muy arrogante, y no dijo nada sobre servicio; pero el pobre señor Bolsón le repitió tantas veces que lo sentía, que el enano gruñó al fin: —Le ruego no lo mencione más — y dejó de fruncir el ceño.
¡Vaya, ya estamos todos aquí! —dijo Gandalf, mirando la hilera de trece capuchones, una muy vistosa colección de capuchones, y su propio sombrero colgados en las perchas—. ¡Qué alegre reunión! 
Thorin y Compañía, Bilbo el saqueador y Gandalf el Gris
Capítulo 1: Una tertulia Inesperada. El Hobbit


Lo mejor que se puede decir de los enanos es lo siguiente: se proponían pagar con generosidad los servicios de Bilbo; lo habían traído para hacer un trabajo que les desagradaba, y no les importaba cómo se las arreglaría aquel pobre y pequeño compañero, siempre que llevara a cabo la tarea. Hubieran hecho todo lo posible por sacarlo de apuros, si se metía en ellos, como en el caso de los ogros, al principio de la aventura, antes de que tuviesen una verdadera razón para sentirse agradecidos. Así es: los enanos no son héroes, sino gente calculadora, con una idea precisa del valor del dinero; algunos son ladinos y falsos; y bastante malos tipos; y otros en cambio son bastante decentes, como Thorin y compañía, si no se les pide demasiado.
Capítulo 12: Información Secreta. El Hobbit

Hobby del Hobbit: Modelismo y Juego
Pese al aspecto un tanto infantil de Thorin y Cía en las películas, gracias a ellas los enanos han pasado de ser casi indistinguibles en el libro a personajes por derecho propio. Y aunque no aplaudo el concepto ni la estética de algunos de ellos, los trece enanos en conjunto son bastante vistosos.
A nivel de pintado han sido un infierno, ya que su tamaño es endiabladamente pequeño. Siguiendo mis costumbres he pasado de la guía de pintura y me he ceñido a los colores que dice Tolkien  (salvo en el caso de Kili que sin barba y rubio era muy raruno). Por puro gusto y por si alguno se despista he puesto su nombre en la peana.

A nivel de juego los utilizaré como enanos normales (algunos con armas a dos manos) y un rey enano para nuestras partidas de ESDLA, ya que no hemos dado el salto al reglamento del Hobbit.

Apreciaciones personales
Mis enanos favoritos son Bofur, Balin y Dori porque son los únicos que ayudan a Bilbo. Son las mejores personas de la compañía.
Las tres mejores personas (o enanos) de la compañía.
Me gusta Glóin por ser el padre de Gimli, quien encarna el paradigma del enano adusto, duro y pragmático.
¡¡¡Papá!!!
Me gusta el concepto de Dwalin con la cabeza tatuada.
La cabeza tatuada de Dwalin
Y Thorin Escudo de Roble, el Rey bajo la Montaña, con sus aires de importancia que contrastan con Gandalf y Bilbo que son más de andar por casa.

Suerte con los dados

jueves, 21 de abril de 2016

CASA DORKARAZ (1)

Dicen que la fortuna es veleidosa y me lo creo. En una semana en que todas las cosas chorras de la vida (la furgo, el curro, el PC, el mago que hace marcas en mi puerta…) estaban descontroladas me tocó un premio. 
Y es que Álvaro, propietario y regente de Casa Dorkaraz, realizó un sorteo y como afortunado ganador le estoy muy agradecido.

Casa Dorkaraz es un blog que me gusta por tres razones principales:

- Me encantó el Gimnasio de GW. Sólo por deformación profesional me gustó muchísimo. Ojito a la hipertrofia de sus usuarios. También los rankings me gustan.

- Muestra miniaturas añadidas a su colección generalmente con estilo y pintado oldhammero (y de gran calidad por cierto).Y eso es primordial para mi gusto. Me gusta ver blogs donde más allá del talento de cada uno, las personas muestren lo que ellos aportan al hobby (minis, escenarios o misiones, relatos…) y no una selección de novedades o listas culoduro afiladas.

- Los artículos de opinión (que son pocos, y lo digo como un cumplido) son humildes y sin descalificar. Y sobre todo NO tratan de sentar cátedra. Visto el panorama sólo por esto  ya me cayó en gracia.

Estas razones son suficientes para que lo visitéis, pero si no lo son entrad y veréis como encontráis otras razones (entrevistas, cine sin spoilers, grandes ejércitos...) o al menos una buena Bugman.

Los premios (no uno sino dos) que Álvaro me envió son de MOM Miniaturas. Una marca con la que no había tenido contacto aún, y os diré que son de resina y que están muy bien. Un bárbaro y un orco muy molones.
Bárbaro y Orco de MOM Miniaturas
Ya me he comprometido a pintarlas, dadme un tiempo y os las enseñaré.

Sólo me falta agradecer a Álvaro las minis y recomendar al resto encarecidamente visitar Casa Dorkaraz.
Suerte con los dados